La presencialidad

July 5, 2021

Marlene Steuber

En la presencialidad, se enseña el "currículo oculto", lo que no vemos que se enseña pero es esencial para el aprendizaje en el aula. Una parte importante de este currículo que no se ve son las funciones o habilidades ejecutivas, que deben irse desarrollando de la mano del aprendizaje hasta que logren alcanzar su maduración alrededor de los 25 años.

Las funciones ejecutivas son un conjunto de comportamientos, manejados fuera de los lóbulos frontales, que permiten a los estudiantes "ejecutar tareas", o en términos más simples, las habilidades que se necesitan para hacer las cosas.

Entre las más críticas para el éxito escolar están: inhibición de la respuesta, memoria de trabajo, control emocional, flexibilidad, atención sostenida, iniciación de tareas, planificación/priorización, organización, gestión del tiempo, persistencia dirigida a lograr objetivos y metacognición.

¿Cómo ayudan las escuelas a desarrollar las funciones educativas?

Proporcionan:

1.Un horario establecido externamente.

2.Continuidad: el horario se mantiene prácticamente igual diaria o semanalmente, para que los estudiantes sepan qué esperar en un día determinado en una clase determinada.

3.Un lugar donde el aprendizaje y la enseñanza son las actividades designadas.

4.Un conjunto de actividades de aprendizaje con tiempos de inicio y culminación impuestos externamente.

5.Indicaciones visuales para ayudar a los estudiantes a entender las instrucciones y mantenerse en la tarea.

6.Apoyo inmediato a los estudiantes que tienen dificultad con las tareas de aprendizaje.

7.Estructuras comunes (aulas y pupitres) donde los materiales de aprendizaje se ponen a disposición.

8.Expectativas limitadas para que los estudiantes administren su propio tiempo. Con el aprendizaje en persona, la expectativa es que la mayor parte del trabajo se pueda hacer para entregar. Con el aprendizaje a distancia/híbrido, los estudiantes tienen bloques de tiempo mucho mayores para administrar por su cuenta y es más probable que tengan tareas que se extienden a lo largo de varios días (especialmente si sus clases no son todos los días). Incluso antes de la pandemia, la programación de bloques y las tareas a largo plazo planteaban un desafío para los estudiantes que luchaban con la gestión del tiempo y la planificación. Con la educación a distancia, el problema es peor.

9.La presencia de un grupo de pares que refuerza el enfoque durante la instrucción en clase. Los compañeros también satisfacen las necesidades sociales de los estudiantes para que durante los tiempos no de instrucción, las amistades se hagan y se fortalezcan. Para algunos niños, llegar a ver a sus amigos en la escuela es el principal motivador para asistir a clases.

10.La conexión emocional entre profesor y alumno. Para algunos niños, la conexión emocional que tienen con sus maestros es lo que los impulsa a hacer un trabajo que no les parece particularmente interesante. Esa conexión emocional se vuelve mucho más tenue cuando el único contacto que un estudiante tiene con un profesor es a través de una pantalla, con pocas oportunidades para conversaciones informales.

¿Qué pasó con el aprendizaje virtual?

Básicamente, las lecciones virtuales se llevaron todos los apoyos de los que los niños, y sus padres, suelen depender para el rendimiento escolar y se esperaba que mágicamente los estudiantes desarrollaran la autodisciplina (sin la práctica y la repetición que permite que se desarrolle esa habilidad).

Si se define la "autodisciplina" en terminos de habilidades ejecutivas, se refiere a la inhibición de la respuesta, la iniciación de tareas y la atención sostenida. Es la capacidad de dejar de lado cosas divertidas o actividades preferidas, comenzar actividades no preferidas (como la asistencia a clases y la tarea) y persistir con ellas hasta que se completen las actividades. Y poder impulsarse a sí mismo a hacer todo eso por su cuenta...

Cuanto peso para los estudiantes de un día para otro, cuando su mundo cambió de uno presencial a uno virtual. Tal vez ahora entendemos un poco más lo que han pasado nuestros hijos e hijas.