Monkey mind

November 2, 2020

Marlene Steuber

Así como a veces escribo sobre temas serios, basados en informes y expertos, a veces me gusta compartir experiencias más personales. Siento que hoy en día, vemos el "highlight reel" en redes sociales pero lo que las personas añoran es honestidad.

Esta semana he sentido una gama de emociones en todos mis diferentes roles y he sido el ejemplo caminante del "monkey mind" (cuando los pensamientos van brincando de un lugar a otro); voy por un vaso de agua y termino reacomodando los tuppers o abro la compu para trabajar y termino comprando pijamas en Amazon.

Y no es que ha pasado nada espectacular o muy fuera de lo normal, pero a veces es el conjunto de cosas pequeñas. Por más que como Coach sé lo que tengo que hacer para volver a retomar el hilo, esta vez he decidido solo experimentar estar así.

Como mamá...
Mi hijo está aplicando a la universidad (lo escribo y todavía no lo puedo creer) y esta semana llegó la primera carta de aceptación. La emoción de ver todo su esfuerzo y trabajo reconocido es muy gratificante. Y por más que sé que está más que listo para esta nueva etapa, solo de pensar en que se va siento como si me vaciaran un balde de cemento líquido en el pecho que poco a poco se va secando.

Como mujer...
me he podido identificar con las estadísticas sobre las que escribo del recargo de trabajo en las mujeres durante este tiempo. Sé que soy muy afortunada (tener ayuda en casa, hijos mayores, trabajo flexible) pero quiero hacer tantas cosas y hay días que siento que no avanzo nada; mis hijos bajan a desayunar,
y en nada bajan en recreo,
y después almuerzo,
y ya es la tarde.
¿Adónde se me va el día?

Como Parent Coach...
acompañar a mis clientes con preguntas que no tienen respuesta fácil,
"¿Cómo hacemos para controlar las horas en patalla?
¿Cómo los motivo con la enseñanza virtual?
¿Está en el mejor ambiente para su desarollo?
¿Cómo hacemos para no pelear todo el día?
¿Cómo los apoyo ahora de la mejor manera?"

Como consultora...
Leer, escribir, compartir y seguir abogando por los miles de niños que necesitan volver a la enseñanza presencial. El otro día me dice mi hija, que es tan sabia, "¿Cómo es que puedo venir a Multiplaza y no puedo ir a la escuela?" El impacto que esto va a tener en nuestras futuras generaciones es alarmante.¿Cómo los encargados no lo ven?

A veces es bueno tener más preguntas que respuestas,