Que vuelva...

July 14, 2020

Marlene Steuber

De los muchos chats que nos llegan en estos días, me gustaría rescatar dos: una canción y un artículo que me pasó mi mamá.

La canción me llegó al alma y me hizo un puño el corazón, es española y se llama 'Que vuelva'. Las imágenes de lugares comunes vacíos son casi tan conmovedoras como la letra. Y por más que el mensaje nos motiva a valorar las cosas pequeñas, quedo con la pregunta que me hecho tantas veces: ¿Cómo puede ser esta la nueva realidad?

Y hasta ahora es que escribo de mi experiencia personal en cuarentena, porque cuando empezaba a escribir me sentía hasta culpable aveces. Culpable porque la verdad es que estaba feliz en casa; feliz de andar en ropa de ejercicios y pijamas, feliz de andar de cara lavada, feliz de estar con mis hijos, feliz de no tener que ir al super y feliz de trabajar sin moverme de casa. En uno de los miles de webinars que he oído en este tiempo, alguien contaba que estaba muy feliz y cuando se describió me relacioné completamente:

"I am a secret introvert who does extrovert qualities very well."

Esa soy yo.

Y por más que soy la eterna optimista también, que le he visto todo lo bueno a este tiempo, ya es tiempo de que vuelva la vida.

Que vuelva la vida por mis hijos; que vuelva mi hija a bailar, que vuelva mi hijo a jugar basket, que vuelvan a la escuela (y seguiré escribiendo de este tema hasta ver a los niños en las escuelas), que vuelvan a salir y disfrutar con amigos...

Que vuelva la vida por mis papás; que vuelvan a abrazar a sus nietos, que vuelvan a salir y hacer las cosas que disfrutan, que vuelvan a visitar a sus familiares y amigos...

¿Cómo volver a la vida? Leo todo lo que me encuentro de este tema y me parece que los líderes han tratado lo mejor que han podido pero nunca han liderardo en tiempos de una crisis sostenida como esta, no tienen todas las respuestas y está en nosotros cooperar y aportar para crear una nueva realidad.

Les dejo el artículo que me pasó mi mamá (si mami, si veo todo lo que me mandás ;). Me parece un planteamiento interesante, una opción más. Mi intención no es polarizar sino abrir espacios de diálogo para el mejoramiento de la vida de todos.

De Tomás Morales Durán Auditor de Sistemas de Prevención de Riesgos Laborales e Higienista Industrial por el INSHT de España.

Quiero explicaros como se maneja una cuarentena, porque lo que está claro es que parece que ningún responsable tiene ni idea y lo que están haciendo es castigar a la gente encerrándola en casa y destruir la economía mientras van ganando tiempo con la esperanza de que pase algo.

Una pandemia de esta categoría no es posible evitarla, a lo más retrasarla, pero cuanto más se retrase peor para la economía. Una gestión inteligente pasa por planificar este paso entre la población de la forma menos lesiva.

Para empezar, debemos clasificar las cuatro clases de personas que hay que mantener identificadas en todo momento.

A) Personas de Riesgo
B)Personas Sanas
C) Infectados
D) Inmunes

El grupo crítico es el A porque es el que más recursos sanitarios va a demandar y tienen riesgo de muerte. Este grupo se debe mantener separado de la comunidad durante todo el episodio, con protocolos muy estrictos de comunicación con el exterior para evitar el contagio.

La dinámica con el resto de grupos consiste en manejar el paso del grupo B al C y por ultimo al D. O sea, una persona sana se infecta y se cura.

En un primer momento, es el grupo B el más numeroso. Este grupo puede contagiarse, pero solo son los del grupo C los que lo pueden hacer.

Para evitarlo está en confinamiento. Se deben establecer arcas donde se confinen a todas las personas del grupo B que den positivo en el test. Y mantenerlos vigilados para monitorizar su estado de salud. Solo en el caso de gravedad se echa mano de los recursos sanitarios.

Mientras tanto, la economía no se para, la gente del grupo B sigue trabajando, a la espera de dar positivo y pasar a un arca.

Las personas del grupo C, una vez curadas, pasan a ser del grupo D y ya tienen completa libertad de movimientos, pueden ya trabajar sin limitaciones y son ideales para ocuparse del los grupos A y C.

Una vez que todos los del grupo B hayan pasado por C y se hayan curado, el nivel de inmunidad es suficientemente alto como para que los del grupo A puedan salir, porque ya habrá pasado la pandemia.

Conclusiones:
Encerrar a todo el mundo sin clasificarlos es lo que denomina “cuarentena medieval” que tiene tres inconvenientes:

1- No evita los contagios, es más, los aviva dentro del grupo en el que se confina.

2- Castiga a los ciudadanos y trasgrede los derechos humanos sin justificación real,

3- Destruye la economía y el tejido productivo.

¿Qué piensan sobre el tema, y más importante, que sienten?